Inspirado en la raíz que cohabita en la profundidad de los ríos oaxaqueños.
Su amable y bien definido sabor nos remonta a notas ancestrales, inmortales.
Porque EL MEZCAL NUNCA MUERE.

Un producto 100% agave, orgánico y de agradable sabor.